1X08 I Will Remember You

 

 

 

1X08 I Will Remember You

 

Written By: David Greenwalt and Jeannine Renshaw

Directed By: David Grossman

Original on air: 23/11/1999



Resumen


por demonio


Buffy  aparece de súbito en las oficinas de Angel. Ha venido a L.A. ver a su padre, y aprovechando que está en la ciudad pasa a echarle la bronca por su visita fantasma a Sunnydale durante acción de Gracias (episodio Pangs) En ese momento ataca un demonio de la especie maura, que infecta a Angel con su sangre. Los poderes restauradores de la sangre del demonio devuelven a Angel la humanidad y la vida. Consultados los oráculos, inexplicable (y alucinante) mente, el vampiro ha salido de todas las profecías, planes eternos, de los poderes, y de todos los juegos y listas de campeones: simplemente vuelve a ser una persona.

Intenta su relación con Buffy desde este nuevo comienzo, aunque la verdad no convencen mucho no se les ve muy emocionados y sí bastante angustias a los dos. Bueno, y sabemos que química no tienen com pareja, por mucho que se quieran y todas esas cosas. Angel prueba de nuevo la comida que curiosamente parece que no saboreaba antes, curioso porque otros vampiros sí se ponen morados de comer y beber con evidente placer (y el mismo se mete buenos lingotazos de whisky y bebe cerveza y otras cosas en la serie)
Pero al poco Angel decide de manera unilateral, de nuevo, que no es lo mejor porque así no la puede ayudar... o por lo que sea, tras pasar una sola noche de amor con la joven pide a los oráculos que retrocedan el tiempo borrando ese día como si no hubiera ocurrido. Impresionantemente triste la despedida cuando todo va a desaparecer, ella lo va a olvidar y se les acaba  el tiempo, un ejemplo de guionistas sádicos hasta la médula.

Todo vuelve al principio, Buffy llega a Los Angeles, el demonio Maura ataca, y Angel lo mata al instante antes de que le toque con su sangre. La cazadora le echa la bronca que había ido a echarle y se marcha, y Angel  se queda solo con unos recuerdos que él sí que tiene. Sufriendo, que es lo suyo.




Comentario

 

por Ehiztari

 

Es cierto que el capítulo te deja con el corazón en un puño porque estos rollos de lo que pudo ser y no fue son agobiantes, sobre todo cuando lo que “pudo ser” es lo que se llevaba esperando cuatro años: un poquito de felicidad para el amor imposible de Angel y Buffy. Estamos en el mundo de Whedon donde nunca nadie podrá ser feliz jamás. Pues, hala, a sufrir.

A pesar de tanto sufrimiento, también hay momentos llenos de dicha. El placer de Angel comiendo es de los que se recuerda, descubriendo sabores que ni siquiera conocía como el chocolate, la menta o la crema de cacahuetes; por supuesto, las escenas de amor. También hay escenas de humor, especialmente a cargo de Cordelia a quien le da las réplicas Doyle, como cuando Doyle empieza : “Buffy parecía un poco… " y Cordy termina “¿Búlgara? Con esa ropa…”. O cuando en el bar se queja junto a su compañero de que ha perdido un trabajo: “Soy buena en dos cosas: ser una estrella internacional y ayudar a un vampiro a matar demonios. Es un currículo corto… pero lucido”.

El capítulo está bastante bien, con la escena casi final quizás un poco pasada de melodramática, pero desde luego muy intensa, un argumento y un desenlace bastante originales y, en descargo de lo que siempre le criticamos, diré que esta vez no me ha parecido tan machista. Yo me había quedado con el argumento de que Angel renuncia a ser humano, porque no podría ayudar a Buffy y sería un lastre para él; pero esta vez he visto que no es ésa exactamente la razón de su decisión. (O podría no serlo, al menos admite matices). Eso es lo que le dice a Buffy, pero, antes, a los Grandes Poderes les pide que le devuelvan a su naturaleza anterior por algo que había dicho el demonio Mohra: la pérdida de un guerrero (del Bien) empezaría “el fin de los días” y con él, la muerte prematura de la cazadora. No cuela mucho (porque, como ella le dice, Apocalipsis ha habido y seguirá habiendo y sigue tomando una decisión sin consultar el parecer de Buffy), pero al menos, me resulta “más digerible” que el planteamiento paternalista sin más, indigno de Angel, que yo había entendido anteriormente. Entre otras cosas porque la falta de superpoderes en él, es un lastre… no para Buffy, sino para Angel, que está a punto de palmar por su exceso de confianza (otra vez paternalista) cuando va a enfrentarse solo al demonio, “para no preocupar” a la dormida Buffy.

Y otra cosa que a mí me parece muy preocupante de este capítulo y que no me suena haber leído nunca, es que se carga el tema del ShanShu. La continuidad a hacer puñetas. Si los vampiros (con alma o sin ella, o incluso cualquier demonio) pueden volver a la vida con la sangre de los Mohra… ¿a qué tanta historia de profecías, rivalidades, redenciones y zarandajas? Se impone una expedición para la caza y captura de estos demonios y a correr.

A pesar de todo, insisto en que el capítulo es bueno, con detalles interesantes como las imágenes de relojes, el tema del tiempo, las frases repetidas que, cambiadas de contexto, adquieren un significado diferente ("Olvidar". "Te recordaré"). En efecto, un capítulo bueno. Y lo digo al margen del tema bangel que ahora parece un tanto vuelta atrás. (Aunque la química entre los dos cuando sus manos se rozan y Angel, que había estado conteniéndose, se lanza a besarla, es infinitamente mayor de la que tendrá Buffy con Riley en toda la cuarta temporada que se sitúa simultáneamente).


1
2