3X16 Sleep Tight

 

 

 

 

3X16 Sleep Tight


Written By: David Greenwalt

Directed By: Terrence O’Hara

Original on air: 04/03/2002

 


Resumen


por demonio


Vertiginoso e imprescindible episodio y también uno de los más terribles, tristes y sádicos para con el personaje de Angel de toda la serie.
Angel está comportándose de manera muy extraña, lo vemos cada vez más nervioso, más violento, mas irritable: más parecido a Angelus. Poco a poco incluso nosotros y no sólo Wesley comenzamos a temer por la seguridad del bebé Connor.

Poco a poco descubrimos la verdad: Wolfram y Hart le han estado poniendo (suponemos que entre otras cosas) la sangre de Connor en la que toma habitualmente, lo que lo volvía mucho más agresivo y hacía que el propio niño le oliera a comida. No dicen nada sobre este punto, pero podría ser que con ello ya se hubiera cumplido incluso la profecía de "el padre devorará al hijo". Pero por desgracia nadie informa a Wes sobre ello. Este capítulo es un cúmulo de cosas que no se dicen unos a otros, y que van empujando la acción hacia un final desgarrador.

Wesley s presenta de improviso en el cuartel general de Holtz y tiene una extraña charla, en la que saca en claro que el capitán va a atacar, pero que desea mantener seguro al niño. Impelido por un lado por la seguridad de que la profecía va a cumplirse, y por el otro de que Holtz se acerca y sólo le ha dado u día, Wes actúa de la peor manera posible: en lugar de hablar con Angel y sus amigos y contarles lo que ocurre, golpea a Lorne, roba al niño y huye con él.

Una vez en el exterior, es atacado por Justine, que le corta el cuello. La mujer coge al bebé y escapa en el coche de Wesley, junto con Holtz. Cuado más tarde regresan al hotel Angel, Gunn y Fred y encuentran al pobre Lorne, que les cuenta lo ocurrido, Angel sale en busca de su hijo.

Todo confluye en las calles de L.A., Lilah y su pequeño ejército dispuesto a conseguir el niño vivo o muerto, Holtz y Justine con el niño, Angel desesperado por recuperarlo, y por supuesto Sahjan, que desea verlo muerto. El demonio abre un oscuro portal al mundo demoníaco de Quor-thot y amenaza con agrandarlo para que los trague a todos. Viéndose atrapado y sin salida, Holtz salta al portal llevándose a Connor consigo., y el portal se cierra tras de él.

Angel se queda solo, tirado en el suelo, desolado.


Comentario


por Ehiztari


El capítulo anterior sienta las bases para la tragedia y éste la consuma. Increíble final, con Angel, solo, gimiendo en el suelo, después de perder a Connor en una dimensión inalcanzable entre los resplandores rojizos de las llamas y la tristísima música de fondo que puntea, majestuosa y sobrecogedora, el desenlace.

Pero antes, hay también muchas escenas y muy buenas. Todas las de Wesley para empezar. Wes traspasa la pantalla. Hay algo indefinible en él que consigue transmitir un cansancio infinito sólo con su manera de andar por calles solitarias, con sus silencios, su mirada dolorida o el tono de su voz, siempre comedido. Parecería un héroe vencido por una tarea demasiado pesada para él y, sin embargo, sabemos que nada podrá doblegar su firmeza. Como en esa otra escena impresioannte cuando Wes se va a llevar al niño y, comete el terrible error delante de Lorne, de cantarle una nana. De pronto los dos se dan cuenta: Lorne de lo que Wes va a hacer y Wes de que Lorne lo sabe. Sin una palabra, sólo con miradas, Wes pasa del nerviosismo de la fuga y la ternura de la nana al ataque decidido contra Lorne y comprendemos que su determinación no se va a detener ante ninguna barrera.

Me gusta también Justine, en uno de los pocos capítulos en que sus contradicciones quedan de manifiesto. Por una vez, vemos a Justine dudar y conforme se resquebraja su apariencia de vengadora fanática adquiere matices humanos más interesantes. Como es lógico, especialmente interesante resulta su confrontación con Wesley porque ambos presentan dos caminos muy diferentes que van a confluir en el mismo punto. Sin embargo, el fin no justifica los medios. Es lo que sabe Wes y se lo dice cara a cara a la mujer: que Angel es noble y bueno, que lo van a traicionar, y, que si bien es necesario hacerlo para salvar a Connor (eso cree Wes), se odia lo suficiente por cometer un acto tan execrable.

Quien no lleva ninguna careta es Lilah. Su coherencia es sólo equiparable a su cinismo. Toda una mujer temible Lilah, tanto que en su conversación con Angel y, a pesar de las razones que asisten al vampiro, ella lleva la batuta en todo momento. (Y se lleva la escena de calle).

Y... nada más, que el capítulo te deja con el corazón en un puño.


1
2