3X06 Billy

 



3X06 Billy



Written By: Tim Minear
Directed By: Jeffrey Bell
Original on air: 29/10/2001


Resumen


Y aquí vemos las consecuencias del capítulo That vision thing, cuando Angel liberó a ese hombre prisionero en los infiernos custodiado por el simpático y algo estrafalario demonio Skip.

Capítulo absolutamente aterrador, muy realista, y decididamente para mayores de dieciocho por la violencia entre personas que lleva de imagen y de palabra. El joven liberado resulta ser sobrino de un importante congresista, lo mas parecido a la realeza que tiene en L.A., según nos dice Lilah. Linaje absolutamente intocable, con jueces y policía a sueldo, y protegido por supuesto por Wolfram y Hart. Billy es también un ser medio demonio con un aterrador poder, causar la violencia extrema e los varones humanos hacia las mujeres, y un placer, quedarse a mirar lo que ocurre. Sólo necesita tocar a un hombre para que un monstruo machista y agresivo se despierte dentro de él. Con esto el capítulo de terror, que en su factura final recuerda a clásicos como El resplandor, está servido.

Hay momentos de terror absoluto, de encogerse el estómago, la sensación de angustia con Fred a solas con Wesley afectado por la sangre de Billy en el Hyperion son impresionantes, y destacar la excepcional actuación de Wesley, tanto en su papel de malvado acosador aterrorizando a Fred com al final, cuando hundido y destrozado por lo que le ha hecho y de lo que cree tener la culpa, llora tras la puerta, el momento más acongojante del episodio.


 

Comentario


por Ehiztari

Billy es aquel chico al que Angel liberó de su cárcel infernal para salvar a Cordelia. Bueno, pues Billy, además, pertenece a una influyente familia, no es del todo humano y sobre todo es un cabrón de tomo y lomo que, a través de su contacto, inocula en los hombres un odio cerril y violento contra las mujeres. Su primera víctima es nada menos que Lilah, craso error porque Lilah no es de las que perdonan esas cosas, sobre todo si le dejan la cara como se la dejan.

Las siguientes serán un matrimonio de ancianos, una pareja de policías y... finalmente, la Agencia Angel. El virus misógino lo trae Wesley en unos restos de sangre que toma para analizar y Wes, a solas con Fred, cual reencarnación del personaje de El Resplandor, conseguirá darnos verdadero miedo (y verdadera lástima después). Pero tampoco Gunn será inmune. La pregunta es ¿Y Angel?. Pues no, señoras y señores. A Angel no le afecta. La explicación que dará después a Cordy es que él hace mucho tiempo que superó la ira o la violencia. En sus “mejores tiempos” como Ángelus, esas futesas nunca le interesaron. Lo suyo era sólo una cuestión de dolor y placer. Sadismo puro, vamos. Algo que yo ya me temía de Ángelus, aunque esos aspectos de su personalidad sin alma, nunca acabo de entenderlos mucho.

Este es otro capítulo que, bajo capa de engendro demoníaco y poderes malignos, nos habla de una realidad cercana y que por tanto, nos toca mucho más de cerca, en este caso, de la violencia contra las mujeres. ¿Cosas que me han gustado? Pues bastantes. En primer lugar esos sugerentes entrenamientos de Cordelia junto a Angel, tan sincronizados, tomándoselos tan en serio Cordy. Me gusta Cordelia, tomando la iniciativa y hablando clarito con Lilah. Y me gusta Lilah disparando el cargador entero sobre Billy porque a ella no se la ataca impunemente. Y me gusta Fred, pobre niña asustada que supuestamente corre a esconderse en su cueva, pero que en realidad, también es buena fabricando artefactos para dejar fuera de combate a su agresor.
Porque, señoras y señores, esto es girl power y no cuentos fantásticos de leyendas matriarcales en el Paleolítico ni potenciales elegidas por no se sabe quién para empuñar hachas místicas. Es Cordelia, con dos ovarios, aprendiendo a luchar y decidiendo solucionar por sí misma los problemas de que se siente responsable; es Lilah admitiendo que si hay algo que no soporta es la impotencia, porque ella siempre será la que trace su camino, bueno o malo; Es Fred, asustada pero imponiéndose al miedo, dejando fuera de combate a Gunn porque puede ser un peligro potencial y enfrentándose con las armas de su inteligencia al más retrogrado machismo que se ha encarnado en Wesley. Y yendo después a reconciliarse con él y a intentar –muy difícil empeño- que él se perdone.

Y por supuesto, me gusta Wesley. Este capítulo se lo merienda él desde el primer fotograma al último (Bueno se lo meriendan Cordy, Lilah y él). Está impresionante desde su conversación con Cordy en que ésta maternal y cómplice le anima a intimar con Fred y se ve que al inglés se le cae la baba con la niña, a su sobrecogedora persecución convertido en psicópata asesino y ... ay, Dios, que me derrito, en la escena final, cuando ya ni siquiera se le ve, y Fred sólo le oye llorar quedamente al otro lado de la puerta.

1
2