2X18 Dead End


2X18 Dead End



Written By: David Greenwalt
Directed By: James A. Contner
Original on air: 24/04/2001



Resumen


Lindsey recibe de sus superiores un regalo inesperado que parece marcar su inminente ascenso dejando atrás a Lilah: una mano nueva. Los doctores de Wolfram y Hart, ayudados por un demonio que une la carne humana llevan a  cabo el transplante. Pero casi enseguida Lindsay empieza a sentir que su mano nueva parece tener vida propia, y trasmite extraños deseos de muerte.

Investigando el caso por su lado llega casi al mismo sitio que Angel: el vampiro está buscando pistas de la extraña muerte que ha visto una Cordelia cada vez más afectada por las visiones, de un hombre al que parecían haberle trasplantado un ojo. Al final Lindsey y Angel acaban trabajando juntos más o menos a regañadientes, y descubren un macabro banco de órganos que se extraen a personas vivas que Wolfram y Hart ha secuestrado haciéndolas desaparecer y tiene ocultas en unas instalaciones subterráneas.

Tras salvar a todos los posibles, hacen volar el local. En la reunión donde dan el ascenso a Lindsay éste monta un número amenazante, rechaza el puesto y se marcha de la ciudad.



 

Comentario


por Ehiztari

Punto muerto para Lindsey. En su frustrante viaje hacia el “triunfo”, ha ido dejándose jirones de piel y alma. Joven, atractivo, abogado prestigioso, hundido en el lujo de W &H, su balance no es positivo: se le ha escapado el amor de Darla, sin llegar siquiera a rozarlo; vive en el constante sobresalto, nada queda en su existencia que no sea envidias, zancadillas, temor, violencia o traición,... incluso ha sido mutilado por devoción a sus amos. Como le dice Angel, “cuanto más tiene, más siente cuánto le falta”

Ahora se le ofrece la gratificación más deseada: recuperar una mano sana y eso podría ser la definitiva confirmación para su lealtad a las filas del Mal. Sin embargo, Lindsey pronto comprobará que los contratos con el Mal siempre traen letra pequeña y que siempre acaban jugándotela, incluso cuando te hacen un favor gratuito. Sobre todo, si el favor es “gratuito”. Paradojas del destino, en Caritas los caminos de Lindsey y de Angel confluyen, investigando ambos el caso de los trasplantes de órganos, aunque Lindsey involucrado mucho más personalmente, claro. Lo que son las cosas. Los viejos enemigos, los rivales por Darla, tendrán que luchar codo con codo y en esa aventura Lindsey decidirá. Una vez más, el joven abogado dictamina que no vale la pena, lo manda todo a freir espárragos en una serie reunión y le deja el ascenso en bandeja a Lilah después de darse el capricho de reírse de los socios, los colegas y cualquiera de los otros trepas que prefieren quedarse esclavizados a su ambición. Ah, y el no menor capricho de tocarle el culo a Lilah.

Es muy curioso lo de Lindsey. Creo que todos estamos de acuerdo en que es un personaje que camina siempre al borde de la redención. De hecho, se redime varias veces: en la primera temporada cuando avisa a Angel de la asesina ciega que va a matar niños y ahora, cuando abandona W&H después de liberar a los pobres desgraciados que han convertido en “suministradores no voluntarios de órganos para transplante”. Sin embargo, tantas veces como endereza su vida, Lindsey vuelve a reincidir en la senda del mal, hasta el punto de convertirse prácticamente en el Big bad de la quinta (uno de ellos al menos).
Claro que también Spike desempeñó fugazmente ese papel, pero no es lo mismo. Spike empezó siendo malo, pero luego su trayectoria hacia el bien es imparable, a pesar de algún pequeño tropezón. Lindsey no. Lindsey casi lo hace al revés. En la primera temporada parece un buen chico atrapado en una mastodóntica compañía a la que se enfrenta incluso arriesgando su vida. Pero después claudica, comprando por unas miserables monedas (un despacho mayor y un ascenso, puras bagatelas). En la segunda temporada pensaríamos que es el amor de Darla el que le ancla a W&H y le enfrenta a Angel y que ahora, que “ha visto la luz”, definitivamente se libera lanzándose a la aventura de una vida más auténtica con su vieja furgoneta y su guitarra. Pero no. Si habéis visto la quinta, sabréis que tan inesperadamente como Lindsey hace mutis, volverá a escena. Regresará al mismo bando y esta vez será definitivo. En la confrontación final, Angel, cual un terrible dios justiciero, decide su muerte que será eficazmente ejecutada.

Curioso. Es un personaje que por carácter, sentimientos y hechos tiene un enorme potencial de salvación, está siempre a punto de redimirse, nos “cae bien” porque en definitiva sabemos que sufre, no es un malo de una pieza, y sin embargo, al final su condena no tiene paliativos. Quizás le pierde la ambición. O la debilidad. Quizás es un rasgo de verosimilitud en una serie que pocas veces acude a los finales consoladores: Lindsey es como seríamos cualquiera de nosotros: medio bueno y medio malo, consciente de todo el mal que reina en el mundo y capaz de intentar evitarlo en su parcela a veces, pero capaz también de ser seducido por la tentación.

A mí me sorprende mucho su final. Me pasé toda la serie pensando que la redención de Lindsey era segura, pero me equivoqué. Me imagino que a vosotros os ocurrió lo mismo. Probablemente esperamos que Lindsey se salve porque estamos acostumbrados a que la tele, el cine o las novelas nos ofrezcan finales felices para casi cualquier personaje que se lo merezca un poco. Pero en la vida no suele ser así. En la vida, solemos meter mucho la patita a poco que nos den oportunidad. Y reincidir en los errores acaba pagándose.  (Y esto puede que sea también otra diferencia entre el carácter de ATS y BTVS, mientras la serie de la cazadora, es más acogedora y esperanzada y en ella es más fácil la rehabilitación de los descarriados (Faith, Spike, Andrew, Dark Willow...), la del vampiro presenta un universo mucho más oscuro y pesimista. Sin salida.

Para finalizar, quiero comentar que la última conversación de Angel y Lindsey me ha parecido muy interesante vista desde la perspectiva del final de la serie: Lindsey le dice al vampiro que el truco no es seguir el juego de W & H, sino hacer que ellos tengan que jugar al tuyo. Interesante porque en la quinta temporada, Angel se verá envuelto en el juego de W&H y porque Lindsey querrá ser quien ponga las reglas de ese juego desde la sombra. Quizás los dos se equivocan y la única manera de ganar en ese juego es no jugar. Si te dejan, claro.

1
2