2X07 Darla

 

 

 

 

2X07 Darla


Written By: Tim Minear

Directed By: Tim Minear

Original on air: 14/11/2000



Resumen


por demonio


Impresionante e imprescindible capítulo donde nos van mostrando escenas de la vida de Darla desde su conversión en vampiro en 1609 a manos del Maestro, en unos flashbacks deliciosos que llenan de riqueza el episodio. Sólo por eso ya merecería la pena, pero es que además sala Spike en las escenas de la rebelión de los Bóxer que veremos también en BTVS en Fool for Love. Aquí podemos ver esos momentos profundizando en la parte que corresponde a ese Angel con alma que ha vuelto con la familia y que está matando humanos tranquilamente ¡impresionante! para intentar seguir siendo un vampiro como antes y seguir con ellos, y al lado de darla, pero que finalmente tiene que marcharse porque no está a la altura de las terribles exigencias que ella le impone.

Estupendamente enlazada además toda la acción pasada con la presente, vamos viendo a la Darla humana, a la que Wolfram y Hart intenta asesinar y cómo Angel corre a salvarla y contrariamente a lo que ella hizo cuando lo echó de su lado al tener un alma, la acoge y la lleva al Hyperion. Una vez ahí Darla le pide que la convierta en vampiro, asqueada de ser humana, pero Angel se niega a morderle, en una lucha de personajes, terriblemente triste, dura, dolorosa que es de los momentos demores sin dudarlo de la temporada y de toda la serie de Angel.

Impresionante cuando Angel le dice aterrado que si  piensa que lo que le hizo a él fue un regalo, y le dice que lo condenó.



Comentario


por Ehiztari


Fool for love y Darla, capítulos rodados por el mismo director y pensados para ser emitidos uno a continuación de otro, conforman un brillante díptico del pasado y del presente de los Cuatro vampiros que protagonizan esta saga. Es una mirada retrospectiva hacia el pasado para contar en gran parte los mismos hechos pero desde puntos de vista distintos (Spike/Angel) y para explicar, sobre todo, cómo ese pasado les lleva a vivir su existencia posterior, tan distinta para cada uno de los cuatro personajes. Resulta muy curioso comprobar qué diferentes pueden ser idénticas situaciones para personajes diferentes y cómo el presente de esos personajes tan hermanados es también radicalmente distinto.

Estos dos episodios comparten escenas enteras. Por ejemplo, en Darla se acude, entre otros, a dos de los mismos flashbacks que en Fool for love: la vampirización de William y el reencuentro con Angel durante la Rebelión de los Bóxers, pero aquí Spike es el personaje más episódico de los Cuatro, a pesar de su casual pero trascendental papel en la maldición gitana de Angel. El conjunto de los dos episodios nos da un cuadro completo de “la familia vampírica” y su evolución: Spike, loco esclavo del amor, persiguiendo siempre lo efulgente en FFL. Angel en su doloroso camino hacia la redención y Darla, desorientada y hundida en el episodio homónimo. Incluso Drusilla, pobre muchacha virtuosa corrompida por Angelus, destruida quizás para siempre y la más clarividente en su locura adquiere sus momentos de relieve.

A veces un detalle confuso en una serie se explica en la otra. Por ejemplo, en Fool for love, el despechado William tropieza en la calle con un hombre del que apenas se ve un hombro. En Darla sabremos que ese hombre era Angel que estaba bromeando con sus mujeres sobre la conveniencia de que Dru se consiguiera un amante. En Fool for love Drusilla dice que huele a miedo y todos pensamos que se refiere a Angel, que teme peligrar su primacía en el clan ante el empuje de Spike. En Darla, sin embargo, nos dirán que Angel tenía ya alma y que acaba de unirse con los otros tres, después de vagar solo durante años. Su preocupación no es por que Spike le dispute el poder, sino por unos misioneros que intenta ocultar de sus “compañeros” y son estos misioneros los que emanan el olor a miedo. En alguna ocasión los dos capítulos comparten incluso las mismas imágenes, como los planos enfáticos a cámara lenta de la Rebelión de los Bóxers, aunque, claro, mientras en FFL el protagonismo recaía sobre Spike, en Darla se sobreponen primeros planos de Angel.

El conjunto de este extraño capítulo doble raya a una altura espectacular, aunque yo sigo prefiriendo FFL porque me parece más cercano, más humano y pasional, frente a Darla que trata cuestiones algo más abstractas (y porque es prácticamente imposible superar a Spike en este capítulo), pero los dos son brillantes, emotivos e inteligentes. De lo mejorcito que pueda pasar por la tele.

Después de todo este rollo, habrá que decir ya de una vez algo del capítulo

Si Spike, en FFL, era la pasión (el deseo, el odio, el amor, el impulso vital en el ser de la muerte), Darla es la búsqueda de la identidad “¿Qué soy yo?”- repite una y otra vez a lo largo del episodio, en la encrucijada que es su vida: humana, vampiro, mujer cuyo nombre verdadero ha olvidado, Sire de un inexistente Angelus, amante no amada por Angel…. Y por otra parte, está Angel y su dolorosa persistencia en el camino más duro. Verlo con lágrimas en los ojos me ha desarmado. Reconozco que nunca me había emocionado tanto Angel como en este capítulo. Entre Darla y Angel se dilucida el sentido de su existencia, algo que Angel ha llegado a tener muy claro y que Darla aún no alcanza a comprender.


1
2