1X15 The Prodigal

 

 

 

1X15 The Prodigal


Written By: Tim Minear

Directed By: Bruce Seth Green

Original on air: 22/02/2000



Resumen


por demonio


Investigando un turbio asunto de drogas demoníacas tras la muerte de un demonio Kwaini, Angel se entera de que el padre de la agente Kate está metido en asuntos ilegales con una banda de traficantes de estas sustancias. Mientras asistimos en el presente a la investigación, vemos en el episodio suculentos flashbacks (que son lo mejor sin dudarlo del capítulo, por supuesto) de la vida como humano de Angel, aún Liam, su tormentosa y desgraciada relación con su propio padre, su conversión en vampiro y el modo en el que asesina a toda su familia. Asistimos a sus inicios como vampiro y a su cruel y triste venganza sobre un padre que ya nunca le podrá personar ni dar su cariño, y a las enseñanzas que comienza a mostrarle Darla en ese nuevo mundo en el que ahora se encuentra.

En Los Angeles, la relación también complicada de Kate con su padre termina con la muerte de éste a manos de los vampiros traficantes, Angel no puede salvarlo porque no puede entrar al apartamento del hombre sin ser invitado.
Kate queda destrozada como es natural por la muerte de su padre y por sus implicaciones con el mundo del crimen y de manera irracional y típica de ella, parece culpar a Angel de algún modo de sus desgracias.

Un triste episodio que merece la pena, como ya he comentado, por ver esos momentos del pasado del vampiro acompañado de su Sire Darla.



Comentario


por Ehiztari


Un gran capítulo. ¿Será por casualidad que siempre que tenemos flash-backs, la calidad de los capítulos es mayor?

Estamos ante otra “historia de padres e hijos”. En realidad dos historias, un tanto opuestas: Kate, la hija ejemplar, y su padre que se ve envuelto en un asunto turbio de drogas a demonios. Y, en el pasado, Liam, dechado de defectos, enfrentado a un padre estricto que no puede sentirse más decepcionado con él. Si la historia de Liam acaba (o más bien comienza) con la inscripción “Amado hijo” sobre su lápida allá por mil setecientos y pico, la historia actual de Kate acaba junto a la tumba a su “Amado padre”.
Entre ambas escenas se desarrolla una maraña de sentimientos confusos que no sólo afectan a las relaciones paterno-filiales, sino también a las que afectan a Kate y Angel. Kate, siempre ha sido reticente a aceptar la oscura naturaleza de Angel, (dicho sea de paso, eso seguramente equivale a reprimir la atracción que había empezado a sentir por él antes de saber que era un vampiro). Ahora esa reticencia se convertirá en rechazo frontal, al unir –de forma totalmente injusta- la muerte de su padre a manos de vampiros con Angel, quien, sin embargo, había intentado salvarlo.

Pero el meollo del capítulo está en el pasado de Angel, en su vampirización, en su relación traumática con su familia (un tanto exagerado, por cierto), en su rendición ante Darla… Hablando de padres e hijos, yo más bien me inclino porque Liam era un niñato caprichoso y depravado que fue la "cruz" de su santo padre. Podéis llamarme parcial, pero... aparte de irse de borrachera y de putas, no pegar palo al agua y engatusar al servicio ¿qué hacía el niño? Y aparte de echárselo en cara y estar profundamente decepcionado ¿de qué se le puede acusar al padre? Desde mi punto de vista, nada semejante a la relación entre Wes y su padre. Wes podría ser patoso, petulante e ingenuo, pero está claro que se dejó los cuernos estudiando todas las lenguas muertas que en el mundo han sido para intentar complacer a un padre castrante y tan afectivo como un papel de lija. No vamos a hablar de la relación de Spike con su mami, una delicia entre dos seres tan sensibles que no encajan en este mundo. El propio título de Hijo pródigo parece poner el acento en que es el hijo el réprobo y quien se ha alejado del padre (y tanto; como que lo mató y de paso al resto de la familia)”

Y eso enlaza con el papel de Darla: “Darla es lista. Mucho más que Angel, que siempre ha sido poco más que su semental tontorrón, dispuesto a bailar al son que le toque la matriarca del clan. Y como es lista, Darla comprende en un instante lo que a Angel le va a costar casi dos siglos entender. Además, Darla es malvada; de una maldad mucho más refinada y atractiva que la de Angelus que siempre me ha parecido un poco bruto, la verdad. Por eso no mueve un dedo para impedir la condenación de Liam, sabiendo que a partir de entonces él pasa a ser el principal baluarte de su equipo, porque ya no puede ser otra cosa que Angelus. ¿”Lo que fuimos conforma lo que somos”?. La única interpretación posible, a pesar de que desmienta lo que nos han estado contando durante doce temporadas: que un vampiro es un demonio que “okupa” un cuerpo y sin más relación con el humano que sus recuerdos, blablabla. No sé si significa que Angelus era malvado porque Liam también lo era (A mí Liam me cae como el culo; mucho peor que Angelus, imaginaos), pero me apunto a que en el carácter de Spike pesa mucho William. William me parece un cielo. Aunque las dosis de sarcasmo, mala leche y retorcida inteligencia que le aporta Spike, lo mejoran mucho.

En cualquier caso, la escena final pone las cosas en su sitio: Liam, después de masacrar a toda su familia, se cree vencedor y Darla le muestra cuán equivocado está: Ya nunca podrá tener lo que tanto ansiaba, “ni en esta vida ni en otra”: la aprobación de su padre. “Tu victoria ha sido muy breve. La suya durará vidas”. “El amor pervive, aun cuando los corazones ya no latan”. “¿Es esto una obra de amor?”- pregunta confuso el vampiro neófito. Liam-Angelus no entiende nada. “Eres tan joven…”- le dice Darla.


1
2