Wesley y Fred: el final más cruel


Wesley y Fred



Esta es otra de estas historias del whedonverso que no llegan a culminar, y que nos dejan con el corazón en un puño, preguntándonos cómo los guionistas de nuestra serie pueden ser tan sádicos. Porque es una de las que tiene, además, un final más trágico, cruel e irreparable. 

Wesley está claro que se enamora de la joven y brillante Winifred Burkle nada más verla, o muy poco después, en cuanto empiezan a trabajar juntos en el Hyperion y ella comienza a desplegar su dulzura y su extraordinario cerebro. Se le nota enseguida, por cómo la mira embelesado, y la define com una extraordinaria joven mujer. Por desgracia casi también enseguida, su compañero Charles Gunn (de manera absolutamente incomprensible para cualquiera) también se prenda por ella, y lo que aún lo es más, Fred por él, y la joven elige al ex-pandillero antes que al ex-vigilante, y Wesley tiene que tragarse com puede sus celos y su tristeza, y quedarse mirándola de lejos. 

No oculta que la quiere, de todos modos, es absolutamente evidente para todo el mundo (excepto, como suele ocurrir, para el objeto deseado, la misma y despistada Winifred) lo que le produce más de un encontronazo, incluso violento con Gunn defendiendo su territorio. Wes es indudablemente más guapo, más inteligente, culto y atractivo y Gunn lo sabe, y la tragedia está servida: entre los dos hombres ya no caben amistades, haga Fred o no algo por causar estas desavenencias. 

Sea como sea, Wes espera y espera, manteniéndose siempre cerca de Fred, adorándola en silencio, y también presto a ayudarla en los momentos más duros. Especial mención a cuando ella quiere matar al repulsivo profesor  Seidel, que Wes la ayuda dándole oportunidad de terminar su venganza. Gunn aparece y le quita ese derecho, demostrando una vez más que de entre todos los habitantes del Hyperion, curiosamente es su enamorado Wes el único que, más allá de la fragilidad física de Fred, la ve como una persona de pleno derecho, fuerte y decidida, con derecho a hacer su vida en todos los sentidos. Incluso a arriesgarla di lo decide.

Es en la quinta temporada cuando, ya abandonada toda esperanza por parte de Wesley, es la propia Fred la que comienza a ver al vigilante de una manera diferente, y finalmente se le declara en su despacho, besándolo. casi temerosa de no ser correspondida. Pero sí, el la ama todavía, por supuesto, y ¡al fin! podemos verlos juntos y felices, podemos ver a Wes feliz, y a Fred con el hombre que más la va a querer, respetar y cuidar y con el que hace la pareja más formidable en todos los sentidos. 

Pero por supuesto, no podía durar. No es que no pueda durar, es que nos lo arrebatan de la manera más brutal y sádica posible: casi de inmediato, en el capítulo siguiente A hole in the world, Winifred Burkle es infectada por el polvo de un sarcófago milenario introducido en su laboratorio de Wolfram y Hart. Al poco, sucumbe a la infección provocada por la esencia del demonio Antiguo Illyria, que la destruye por completo ocupando su cuerpo. 

Fred ha muerto, dejando solo a Wesley y a nosotros desconsolados.