Gunn


Gunn

Charles Gunn entra en la serie de Angel al final de la primera temporada, como un típico y tópico representante del submundo de bandas callejeras de negros de la gran ciudad, cosa bastante aburrida y manida, y que no pega con la serie ni con cola. Por suerte poco a poco se va desvinculando de todo ese absurdo rollo y se va integrando en Angel Investigations, hasta dar de lado a sus repugnantes compinches por completo, y pasar a formar parte de la organización de Angel con todas las consecuencias. Personaje que nunca abandona del todo su concepto de la vida demasiado blanco y negro (valga el juego de palabras) se va suavizando con la  convivencia con gente más inteligente y vivida, y llega a ser un gran tipo, que ve las cosas con mucha mayor madurez y claridad.

Gunn es un personaje que siempre se mantiene un tanto independiente, como intentando dejar claro que ni tiene jefes ni nada parecido, que va por libre y está con Angel y Wes porque quiere, aunque está claro que trabaja para ellos. Es parte de la idiosincrasia del personaje y de su pose de machote negro de las calles, como otras reacciones o expresiones que lo hacen más humano y simpático. Pero sí es cierto que es suficientemente duro para llegado el caso, cargarse a Angel si es necesario lo que, según Angel, está muy bien. Angel no necesita niñatos a su alrededor, están metidos en un juego muy duro.

Gunn mantiene una relación bastante increíble con Winnifred Burkle, con la que compite nada menos que con Wesley Whydam Price. La joven lo elige a él, y permanecen juntos casi dos temporadas, hasta que su acto machista de matar por ella al profesor Seidel quitándole a Fred la ocasión de vengarse por sí misma precipitan su separación.

En inicio a Gunn en el grupo de Angel se le reserva el papel de matón, cosa que al joven no le satisface porque está claro que tiene otros valores que aportar, como compañerismo o su inteligencia aunque no posea los conocimientos superiores de Wes o Fred, y realmente en la lucha es el segundo tras de Angel con el que contar. Más o menos lo asume y hace su papel, hasta la quinta temporada donde Wolfram y Hart le ofrecen un implante cerebral que llena su cabeza con todas las leyes humanas y demoníacas, amén de lenguas y un montón de canciones cursis (curiosamente) que lo catapultan de golpe al status de súper abogado súper inteligente. 

Lamentablemente para conseguir que estos nuevos poderes a los que Gunn no quiere renunciar debe firmar la entrada de un objeto de contrabando en nuestro mundo... y resulta ser, com sabremos al final de la serie, el ataúd donde estaba prisionero Illyria, con lo que es causante directo de la muerte de Fred.

Gunn llega hasta la batalla final de Not Fade Away, y la última vez que lo vimos Illyria dice que le quedan sólo unos minutos de vida. No sabemos si finalmente muere en ese callejón, en todo caso moriría no como abogado tras un escritorio, sino como vive la mayor parte de su joven vida, luchando con un arma en la mano del lado del bien, y junto a sus amigos.