Lilah


Lilah



    Lilah Morgan es uno de esos personajes imprescindibles en la serie y que nunca perdonas que se los lleven. En el bando de los malos desde el primer momento, malvada por elección, convicción y entrenamiento diario (realmente no deja pasar ocasión y entrada de diálogo sin recordarnos lo evil bitch que está hecha) inteligente, calculadora y decidida, Lilah llena la pantalla con sólo una mirada de reojo o un movimiento de hombros. Abogada y ejecutiva de Wolfram y Hart, al inicio aparece haciendo equipo, o más bien compitiendo por subir otro escalón con Lindsay McDonald, y cuando éste sale de escena Lilah se ve promovida a dirigir el departamento de Asuntos especiales de la firma. El que entre otras cosas se encarga de vigila, o hacer la vida imposible, no lo tenemos muy claro, a nuestro sufrido Angel.

 

Mantiene una relación de correcta tensión sexual con el vampiro moreno, que da muy bien en pantalla, y no digamos con Wesley Whydam Price, con el queda un paso más y tiene un tórrido affaire amoroso y sexual en la tercera y cuarta temporadas, siendo ambos enemigos y por cierto espiándose y sin dejarse de hacer trampas y jugarretas el uno al otro. Un dólar firmado en la cartera de Wesley prueba que después de todo y digan lo que digan ellos dos, sí tienen una relación, y desde luego es la mejor y más creíble de toda la serie Angel con diferencia: cuando Wes y Lilah se miran, o simplemente cuando hablan por teléfono en uno de sus juegos eróticos, arde la pantalla.

Lilah es un personaje además con muchos matices, que se ven especialmente en su relación con Wesley, y que posiblemente, por mucho que ella clame que no, sí tenía potencial de redención. Aunque quizás es demasiado descreída, está demasiado pasada de todo y su visión de la vida es demasiado amarga y nihilista, yo al menos siempre mantuve la esperanza de que había algo en ella que sí podría salvarse. Creo que en la serie queda claro que también Wesley lo piensa y no se perdona por no haberlo intentado.

Lilah es atacada por la Bestia en el asalto al edificio de Wolfram y Hart del capítulo 4X08 Habeas Corpses, pero consigue escapar, y acaba acogida en el Hyperion entre la gente de Angel. Sin perder ni por un momento ni el porte, ni el aire de maldad, ni la afilada lengua, por desaliñada y hecha polvo que esté. Lilah es mucha mujer como para dejarse intimidar por tonterías, así sea la presencia de la muerte llamando a la puerta: en 4X12 Calvary se defiende valerosamente de un Angelus decidido a matarla, y finalmente es Cordelia, a traición, quien la asesina clavándole un cuchillo en el cuello.

Y así termina Lilah, uno de los mejores y más admirados personajes de Angel, y sin duda la mejor "malvada" con diferencia. Ningún otro villano de la serie ha tenido nunca tanta credibilidad, tanta mala idea, tanto glamour, ni las cosas tan claras como ella.