5X15 A Hole in the World

 

 

 

 

5X15 A Hole in the World



Written By: Joss Whedon

Directed By: Joss Whedon

Original on air 25/02/2004



Resumen


por demonio


Y... se acabaron las risas. Como de costumbre cuando se le ocurre aparecer, llega Joss Whedon a hacer de las suyas; todo el daño posible a los espectadores y a los personajes más queridos. Lo de este chico lo considero hace mucho tiempo algo enfermizo y sádico.
Un extraño sarcófago llega a los laboratorios de Wolfram y Hart no se sabe de dónde. Al investigarlo, expele hacia Fred un golpe de aire o de polvo, que la atraganta. En realidad portaba la esencia de un antiguo dios demonio que se va apoderando de su cuerpo como si de una terrible enfermedad se tratase. La carrera por intentar salvar de la muerte a la muchacha se inicia de forma frenética, pero todo será inútil. Wesley se queda con ella conformándole en sus últimos momentos mientras todo el equipo intenta inútilmente hallar la manera de salvarla.

Gunn descubre que el traidor que ha hecho llegar el sarcófago hasta Fred ha sido su pretendiente Knox, y no ha sido un accidente: es servidor del antiguo demonio y le ha entregado a Fred para que la posea. En un intento de desentrañar la verdad incluso Angel y Spike viajan al viejo continente, a la cueva donde el guerrero Drogyn guarda las tumbas de los antiguos, pero descubren que es imposible hacer volver al demonio poseedor del sarcófago salvo matando horriblemente a muchos miles de personas. Angel casi ha decidido que merece la pena por salvar a Fred pero la conversación triste con Spike lo detiene de intentarlo. Y de todos modos ya no hay nada que hacer: la muchacha agonizante ha muerto en los brazos de Wesley.

En su lugar, dentro de su forma, ha resurgido un extraño ser de coloración o ojos azul cobalto: el dios Illiria está en la tierra


Comentario


por Ehiztari


Capítulo que empieza muy divertido con la encarnizada disputa astronautas-cavernícolas y muy romántico con las carantoñas de la recién formada pareja Wesley-Fred, aunque ese flash back inicial del entrañable pasado familiar de la chica ya daba mala espina. Y cuando una cosa en el whedonverso empieza bien..., señoras y señores, preparen los pañuelos. Los preparamos y los usamos como nunca porque toca llorar. Pobre Fred, pero sobre todo pobre, pobre Wes. ¡Cómo emociona transmitiendo tanto dolor, tanta desesperación y tanto amor! Sin apenas levantar la voz, estando a lado de Fred hasta el final, leyéndole un libro, abrazándola, besándola en la frente…! Fred da mucha pena, pero Wes mucha más.

Y junto al dramatismo de las escenas de Wes y Fred y la aparición final de Illyria, hay que decir que éste es también el capítulo más spangel hasta el momento. Tras la discusión inicial (es que son como críos) y tras la invitación de Angel a Spike a que se largue de “su” ciudad, en cuanto surgen los problemas, los dos vampiros reaccionan al unísono. Sin ni siquiera preguntar, está claro que Spike va a luchar codo con codo con Angel, los dos campeones dejan atrás todas las diferencias (que ahora parecen más fingidas que reales) y recuperan la  vieja costumbre de pelear juntos. “¿San Petersburgo?” y se cogen de la mano para enfrentar a sus atacantes.  ¡Bien! Me encanta, pero ya iba siendo hora. Es el coprotagonismo que tenían que haber dado a Spike desde que pisó la serie.

En el haber de Spike, hay que apuntar también el aluvión de preguntas absurdas que le suelta sin dar respiro al Guardián del Pozo. Y en el de ambos, las confidencias en su viaje en avión. Y la dolorosa decisión –sobre todo de Angel- de dejar morir a Fred al comprender que es su vida contra la de tantos otros.


1